Un 10% de los estrenos globales de 2020 hasta ahora reflejan la crisis del coronavirus

CRISIS DEL CORONAVIRUS

Un informe presentado en el Festival Mipcom detalla cómo la covid-19 ha cambiado la industria de la pequeña pantalla

EL PAÍS12 OCT 2020 – 00:30 CEST

La covid-19 ha paralizado el mundo y acelerado la televisión, el medio cuyo consumo y producción más se han alterado por la crisis sanitaria. La consultora Glance presentó ayer en el Festival Mipcom de Cannes, una de las ferias de contenidos audiovisuales más importantes del mundo, que se celebra actualmente de forma virtual, un informe sobre la forma en la que la televisión ha tenido que adaptarse a la nueva realidad cuando más ojos dependían de ella.

Por ahora, un 10% de la programación mundial estrenada en 2020 se las ha apañado para adaptarse a la crisis sanitaria. Ya no es solo las muchas series sobre personas confinadas que entre abril y julio estrenaron varias plataformas (de las cuales, por cierto, varias eran españolas: las de HBO España, Amazon Prime Video y TVE, al menos) sino el concepto de replantear formatos ya existentes para encajar en la lógica de la nueva e inestable realidad del mundo en cuarentena.

El estudio cita el caso español de Muévete en casa, en TVE, en el cual Cesc Escolà inventaba ciclos de gimnasia que podían hacerse con típicos objetos caseros. En otros países, como Bélgica o Estados Unidos, muchos concursos reinventaron sus formatos (Bélgica logró adaptar Komen Te Gaan, un reality sobre una funeraria, a las exigencias de la cuarentena, Estados Unidos lo hizo con uno sobre un restaurante). En Francia, el veterano espacio de cocina Tous en Cuisine multiplicó su audiencia cuando el chef protagonista, Cyril Lignac, dejó de preparar las comidas en el estudio y lo hizo desde casa. En Colombia, la telenovela Enfermeras, sobre las trabajadoras que dan título a la serie, se reinventó en Enfermeras 24/7 y enfrentó a las protagonistas a la crisis sanitaria.

Mención aparte reciben los programas que ya existían y que han experimentado un nuevo éxito por la forma en la que se adaptaban al nuevo panorama. El género del true crime, los documentales que desgranan crímenes reales, generalmente sin resolver, o injustamente resueltos, ha protagonizado un pequeño boom. Está el ejemplo de White House Farm, una producción británica de ITV, que se vio en televisiones de toda Europa y llegó a subir la audiencia de sus cadenas un 30% en algunas noches. El thriller también ha sido objeto de un renovado interés por el público, sobre todo la serie alemana Dark, de Netflix, y la estadounidense Lovecraft Country, de HBO. En este capítulo está uno de los títulos que más atención atrae en el festival este año: Wisher, una serie china sobre una aplicación de móviles que concede deseos, aunque sea porque tiene la particularidad de venir de un país que no suele manejarse en ese género.

Compártenos

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:

Josefa Mesa, Alcaldesa

"Mis inicios en el Partido Socialista"

Ver entrevista